Militarismo 4: Angela Davis y el complejo industrial de las prisiones

domingo, 3 de octubre de 2010

Angela Davis hoy día
Gina Dent
Hace un par de semanas tuvimos la gran oportunidad de oir en vivo y en directo a Angela Davis, importantísima e histórica figura para el feminismo, las luchas afro y para los movimientos sociales en general, ya que estuvo en Bogotá invitada por la Escuela de género de la Universidad Nacional de Colombia, acompañada por la también profesora y activista Gina Dent.
Angela Davis hace varias décadas
Aunque el trabajo de ambas es amplio, el tema estrella fue el complejo industrial de prisiones y su relación con la militarización de la sociedad, el capitalismo y, claro está, también con el patriarcado y el racismo. Ellas tienen una posición abolicionista de las prisiones, que conectan de forma bien interesante con los movimientos abolicionistas del siglo XIX (contra la esclavitud) y del siglo XX (contra la segregación racial estadounidense y su sistema de leyes racistas).
Para saber más... clicken en el título!

Ambas profesoras vinculan las prisiones con un marco de militarización y de uso de lo militar como forma de "resolver" conflictos (ya sea entre países o dentro de una misma sociedad) que es suficientemente dominante hoy en día en todo el mundo.
Reflexionan sobre la "cultura penitenciaria" que Estados Unidos está exportando globalmente, con esas Guantánamos y Abu Ghraibs en cabeza, pero también a través de otras cárceles más "normalitas" (por ejemplo, Colombia tiene colaboración estadounidense para el desarrollo de su sistema de prisiones).
La expansión e imposición de dicha cultura favorece que el encarcelamiento sea el modelo dominante de castigo en el mundo. Modelo que, además, se ha convertido en un complejo industrial global en toda regla basado en la privatización de la seguridad y de lo militar, de forma que las cárceles (y todo lo que las rodea) se están volviendo rentables empresas de castigo donde, a más prisioneros, más platica, que dirían por aquí (más platica que no es que se reparta entre todos, claro).
Y, por otra parte, tampoco son "más prisioneros/as" cualesquiera. La vigilancia "panopticante" que se extiende cada vez más en nuestras sociedades tiene un claro sesgo racial. Según estudios, un niño nacido en EEUU en el 2001 tiene un 6% de posibilidades de pasar por la cárcel en algún momento de su vida (si es blanco), 17% (si es latino) y 32% (si es negro).
Siguiendo con esta idea, también es importante tener en cuenta que Estados Unidos, aparente paladín de la libertad y la democracia en el mundo, tiene 2,4 millones de sus ciudadanos y ciudadanas encarceladas, lo que supone que apróximadamente uno de cada 100 adultos en dicho país está en la cárcel. 
Por otra parte, las autoras también se preguntan cómo una institución que, se supone, "normaliza" a sujetos que "se salieron del carril", pretende hacerlo a través de su invisibilización, despersonalización y de-socialización... Su conclusión es que las cárceles no hacen a las sociedad más humanas, ni más seguras. Más bien, tienden a reproducir la violencia que, supuestamente, deben combatir y no ayudan a mejorar los problemas sociales que están por debajo. 


Ante estas reflexiones, las preguntas que me asaltan son:
¿Seríamos capaces de pensar en otros modelos de justicia (restaurativa, reparativa, etc.) que fueran más allá de la meramente punitiva?
¿No estamos fomentando cierta absolución de la responsabilidad social ante problemas profundos que nos afectan a todos y todas con esta forma individualizada de lidiar con violencias que son estructurales y culturales y que van, por tanto, más allá del individuo?
¿Nos preguntamos cómo es que llegua alguien a una cárcel? 
¿Será verdad que en las prisiones están "sólo" los malos/las malas?
¿Qué otras "cárceles"  (fuera de las prisiones) conocemos?

¿Qué piensan al respecto, querido público? Me encantaría saber sus opiniones...

Para quien quiera seguir conociendo sobre estas académicas y activistas y su trabajo:
- Entrevista en español sobre su visita a Colombia: Entrevista Angela Davis - El Espectador
- Conferencia (en inglés): Angela Davis: Prison, a sign of democracy?
- Angela Davis: Biografía en Wikipedia (español)
- Biografía en inglés va tb con alguna bibliografía, aunque tb en inglés.
- Sobre Gina Dent: Gina Dent

4 comentarios:

subversiva dijo...

Nena, me encantó esta entrada, ahora mismito me pongo a googelear en busca de Ángela..
Besos del mediterráneo

loles dijo...

¡Qué fuerte! Hace años, allá por 1975, yo también estuve con Angela Davis. Fue en Berlín oeste- entonces aún estaba dividido, claro- y ella ¡ y yo! ya estábamos caminando por estos caminos de la denuncia y de los derechos humanos...
Me alegra saber que, después de tanto tiempo, seguimos.
Para las más jóvenes, creo que es interesante que busqueis información sobre ella y la conozcais un poco mejor.

Anónimo dijo...

Hace unos días, en una conferencia sobre "Valors convivencials en una societat en crisi" en CaixaForum, organizado por las Naciones Unidas escuche a una persona (Teresa Forcada) que después de criticar a la Iglesia y a las Naciones Unidas expresó una idea que deja sobre la mesa una gran pregunta... La televisión, el cine, las novelas, los ensayos, la publicidad... nos han llenado la cabeza de imágenes. Sabemos imaginar todo, incluso lo imposible. Cerrar los ojos y vernos viviendo en ciudades bajo el mar (no bajo Mar!, o en otros planetas lejanos, o tele transportarnos... Muchas posibilidades hoy (y quizás siempre)imposibles..., pero sabemos imaginarlas... Sin embargo, nos es difícil imaginar un sistema económico, cultural, social distinto al capitalismo... El socialismo "real", el comunismo, el anarquismo..., incluso las utopías se desdibujan en nuestra mente... Necesitamos modelos; al menos modelos si no posibles, al menos imaginables. Sería el primer paso.

maremoto dijo...

Gracias por los comentarios!
yo les dejo una noticia que salió hace unos días y que habla de este tema (y de la visita de Angela Davis por Colombia)y lo une con algo de lo que les hablaré en próximas entradas: el fallo del Procurador contra la senadora Piedad Córdoba. Interesante unión, muy interesante...

http://www.elespectador.com/columna-227842-cimarronaje-y-represion